Cómo elegir el vestido de novia en 5 pasos

Cómo elegir el vestido de novia en 5 pasos

¡Ha llegado la hora! Por fin comienzas la búsqueda del vestido de novia, ese momento con el que tantas veces has soñado, pero no sabes muy bien cómo actuar ni por dónde empezar, sólo sabes que tienes que encontrar el modelo perfecto. Por eso te contamos los 5 tips para que el vestido te siente como un guante.

Paso 1. Según tu personalidad

Ten claro que no debes ir disfrazada, por mucho que las tendencias te encanten. Quizás no sea tu estilo y lo importante es que te sientas cómoda. Tienes más motivos que nunca para ser tú misma, la decisión debe ser totalmente tuya.

Clásica: eres una novia clásica si apuestas por lo tradicional, por aquello que no pasa de moda, sencillo pero elegante y sofisticado. Este tipo de novias siempre elegirán un diseño con cuello barco o escote en V acompañado de velo y joyas como perlas o diamantes.

Romántica: son delicadas y sencillas. Las novias románticas suelen elegir vestidos de gasa con bordados de motivos florales.

Boho: las novias que se casan en la playa o al aire libre apuestan por un vestido boho, para darle un estilo hippie a su look, con tejidos ligeros y complementos como coronas florales.

Vintage: A una novia vintage le encantan los estilos antiguos, los encajes y los vestidos victorianos. Buscan el tejido más espectacular (incluso heredado) que le dé ese aire vintage a su look.

Moderna: la novia moderna quiere darle un toque vanguardista a su look, es atrevida y apuesta por cortes asimétricos en su vestido, incluso por vestidos cortos o grandes aberturas.

Paso 2. Según el tejido

Ten en cuenta la idea de hacerte el vestido a medida. Muchas novias no contemplan esta opción porque piensan que es mucho más caro acudir a una modista que le confeccione un modelo a medida. Pero no es así, la relación calidad-precio es buena, te sentará como un guante, ya que lo harán sobre tu cuerpo, y será único, no habrá otro igual. 

No debes pensar que estar guapa y cómoda es incompatible. Si llevas un vestido demasiado ajustado, no podrás disfrutar del banquete y te arrepentirás, escoge uno que te permita lo más importante, disfrutar del gran día. Asimismo, elige tejidos de calidad y si tú no entiendes mucho de telas, que te acompañe alguien que tenga más conocimientos. Los tejidos de novia más utilizados son:

Mikado: se trata de una tela de seda natural gruesa con brillo.

Brocado: tela con relieves dorados o plateados. Estos dibujos suelen ser motivos vegetales o geométricos de inspiración oriental.

Piqué: es una tela áspera, con cuerpo, en la que se pueden observar a modo de dibujo formas de malla muy sutiles.

Otomán: tiene mucho cuerpo, un aspecto rayado y es muy gruesa y firme.

Tafetán: se trata de un tejido con mucho volumen, es una seda muy brillante.

Organza: es un tejido rígido ya que recibe un tratamiento químico para darle ese aspecto, aunque es una tela fina casi transparente. Será de seda o algodón.

Crepé: es una tela de aspecto irregular y con tacto granular. Es el tejido más adecuado para vestidos de corte sirena y también para vestidos con volumen. Normalmente van acompañados de pedrería y bordados.

Encaje: se obtiene a partir de la mezcla de seda, algodón y lino o hilos metálicos. El encaje es un tejido que se utiliza para complementar otras telas, como adorno. Es el preferido para vestidos con estilo vintage.

Gasa: ideal para vestidos de novia para bodas en la playa. Se trata de una tela ligera, suave y que pesa muy poco.

Tul: tela muy ligera y transparente con aspecto de malla y textura áspera.

Paso 3. Según el tono que vaya con tu piel

Tendrás que elegir bien el color, ya que no a todas las pieles les va bien el mismo tono de blanco. Te dejamos las diferentes tonalidades de blanco para que las diferencies a la perfección:

Blanco puro: un blanco azulado y destellante. Perfecto para novias de tez oscura.

Blanco nieve: es un blanco radiante, pero sin ese matiz azulado. Sin duda para novias con tono de piel moreno.

Crudo/blanco roto: se trata del tono de blanco que más novias utilizan, de hecho, casi un 90% de ellas lo elije para su diseño. Es el color natural de la seda antes de someterla a tinturas. Un blanco apagado que favorece a las novias con tez ni muy clara ni muy morena.

Perla: similar al crudo con un tono cercano a la vainilla, no es muy fácil de encontrar, pero es un tono elegante y muy fino. Este tono es el más utilizado por novias de más de 40 años. Ideal para mujeres que tienen la piel más morena.

Marfil: menos cercano al blanco puro que el perla, se acerca más al beige. Es uno de los tonos de blanco más favorecedores ya que es el más cálido. Si tienes la tez muy blanca, lo mejor es que apuestes por el color marfil.

Champán: suavemente dorado, como la bebida que lleva su nombre. Este no les sienta bien a todos los tipos de piel, pero a la piel morena, le sienta realmente espectacular. ¡Las chicas de piel oscura se ven sensacionales con este tono!

Nude: es el color de la piel, no se suele utilizar como tono principal para el vestido, pero sí para combinaciones de color con blancos o crudos, con bordados o encajes que simulan efecto tattoo.

Rosa empolvado: no es blanco como tal, pero se utiliza mucho en los vestidos de novia con aire vintage. Es un rosa con mezcla de beige y blanco, muy suave. Una de las mejores opciones para las novias de piel más clarita.

Paso 4. Según la forma de tu cuerpo

Más allá del amor a primera vista que sentiste con un diseño en específico, tienes que ser consciente que puede que no te siente como pensabas. La mayoría de las novias van siempre a la prueba del vestido con una idea clara y muchas terminan eligiendo un modelo diferente. Para que tú vayas sabiendo qué es lo que te queda bien, te contamos qué vestidos son los mejores para cada tipo de cuerpo.

Cuerpo rectángulo: evita los vestidos ceñidos o de líneas rectas, diseños fluidos y las mangas cortas. Te sentarán de maravilla los que son entallados en la zona alta de la cintura, siempre prestando mayor atención al cuerpo del vestido que a la falda. Puedes alargar la figura con escotes en V o con los hombros descubiertos. Con el cuerpo rectángulo es mejor que no optes por faldas muy largas con colas interminables. Evita el escote cuadrado o redondo.

Cuerpo triángulo: en este caso, lo que tienes que conseguir con el vestido es equilibrar llamando la atención sobre la parte superior del vestido. Para ello, decídete por un modelo de línea A que no sea muy ceñido para que no resalten las caderas. Al igual que la línea A, también te verás muy favorecida con el corte princesa.

Cuerpo redondo: elige un vestido con cintura alta, un corte imperio en el que la falda sea fluida y caiga a lo largo del cuerpo. Como escotes, te favorecerán el escote de corazón o escote en V, pero siempre sin ser ajustado. Para este tipo de cuerpos, más es menos, así que, no optes por muchos adornos, es mejor algo sencillo y elegante.

Cuerpo reloj de arena: al tener una figura equilibrada, puedes optar por cualquier tipo de vestido, pero los que mejor te sentarán serán los de tubo o de corte sirena. En cuanto a los escotes, el barco es el ideal. Eso sí, no satures la zona con adornos si tienes busto grande, por el contrario, si tienes el busto pequeño, puedes permitírtelo.

Cuerpo en triángulo invertido: lo esencial es darle volumen a la cadera y restárselo a los hombros. Con escotes que no sean abiertos, prueba con escotes a la caja, cerrados y faldas con volumen.

Según el busto: si quieres disimular algo de busto, apuesta sobre todo los escotes en V. Aunque no son los únicos, lo más importante es que nunca sea a la caja, puedes elegir también un vestido con escote redondo sin marcar en exceso la cintura. Y para las chicas que quieran marcar busto, lo mejor es que sea un vestido muy pegadito y cuanto menos escotado mejor. Las espaldas muy escotadas suelen favorecer a todas las novias ¡triunfo asegurado!

Según la altura: ¡las mujeres bajitas se verán estupendas vestidas de blanco! Sin embargo, deben evitar vestidos con faldas muy voluminosas, te harán parecer más pequeña por el efecto óptico de la proporción anchura-altura. Procura elegir vestidos sin cortes horizontales y sin excesivo vuelo. Por el contrario, si eres muy alta, elige un vestido con talle bajo o a la cintura.

Si tienes curvas o eres muy delgada: si eres una chica con curvas, apuesta por el corte princesa y entalla la cintura de manera que las caderas queden disimuladas. Si eres muy delgada, te favorecerán modelos con volumen en mangas o falda, dependiendo de la parte del cuerpo que quieras resaltar. La manga corta, tres cuartos o manga larga son las opciones perfectas. Te favorecerá el escote corazón para dar volumen al pecho.

Paso 5. Pruébatelo, camina y muévete

Los expertos recomiendan que cuando creas que has encontrado el vestido de tus sueños, no te quedes fija mirándote al espejo. Camina, siéntate, salta, baila, sube los brazos. Si hay algo de eso que no puedes hacer, ése no es el vestido perfecto.

No vayas con mucha gente a las pruebas. Lleva solamente a una o dos personas con las que estés cómoda y tengas mucha confianza. El vestido es lo más esperado de una boda y, por tanto, debe ser el secreto mejor guardado de toda novia.

Agregar comentario

Somos la única plataforma para la organización de bodas y eventos.
Porque sabemos cuánta ilusión tienes puesta en tu boda, te ayudamos a organizarla y a hacer que sea el momento más feliz de tu vida.

Contacto

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia
¡Síguenos!
VELARDESCORP SRL © Grupo Velarde I Todos los derechos reservados