Inicio Blog Ceremonia de Boda Reencuentro después de 33 años y a los 60 planearon su boda 
Reencuentro después de 33 años y a los 60 planearon su boda 

Reencuentro después de 33 años y a los 60 planearon su boda 

Se conocieron en Viña del Mar cuando tenían 15 años. Se han estado cortejando por carta durante 6 años y solo se encuentran en el verano. Eventualmente, la vida los llevó por caminos diferentes, pero hace 5 años, los mantuvo juntos para siempre.
Ximena Gray (60) nació de Viña Del Mar y Carlos Daniel Pérez (60) en Rivadavia, Mendoza. 

De joven, el argentino pasaba los veranos con su familia en la ciudad chilena, donde se conocieron a los 15 años. Aunque mantuvieron una amistad a distancia durante seis años, la pareja terminó la relación, que se mantuvo a base de decenas de cartas durante el resto del año.

Ximena está casada desde hace 20 años y es madre de dos hijos, Nicolás (33) y Andrea (31). Carlos estuvo casado una vez y no tiene hijos. 

Hoy están planeando su boda y volviéndose a casar.
Llevan seis años de relación a distancia gracias a los cientos de cartas que se envían y los encuentros que mantienen en Chile cada verano. Ximena completó sus estudios en Viña del Mar y se mudó a San Diego para obtener una Licenciatura en Artes, donde se dedicó al canto. Sin embargo, la relación era fuerte en la carta, hasta que en un momento ella le dijo que ya no sabía cuál era la realidad: si se escribían todo el año como amigos o si solo eran unos días al año.

“Empecé a pensar en la relación, pensando a dónde íbamos. Luego la amistad se enfrió y dejamos de escribirnos cartas. Terminé mi educación y comencé a trabajar mientras Carlos aún estudiaba. Nunca supe cuál era la realidad porque teníamos muy poco tiempo juntos. Nuestra realidad son las cartas, hablamos por teléfono de vez en cuando. Pero cada uno tiene su vida, yo estoy en Chile, él está en Argentina. Cada vez que nos reuníamos, todo salía bien, por supuesto. Siempre nos lo hemos pasado muy bien, entonces y ahora»

Dijo Ximena

«Conocí a mi novio y me casé en 1985 cuando perdimos nuestro ciclo de escritura de cartas. Mi primer hijo nació cuando yo tenía tres años. Hace 20 años que vivimos juntos. Cuando decidimos casarnos, Carlos fue a Wiener y le conté sobre la boda. Se quedó atónito pero no dijo nada. Fue un gran golpe, pero en realidad nunca hablamos sobre cómo manejar la relación. Ahora recordamos ese momento y me dijo que no se lo esperaba. Después de eso no volvimos a hablar y me escribió una carta muy generosa deseándome una vida feliz. 

Después de esa carta, por supuesto, nunca volvimos a saber el uno del otro”, dijo. Aunque dejaron de hablarse y se fueron por caminos separados, conservaron todas las cartas y las conservan hasta el día de hoy. Incluso los organizan por fecha. Un día se sentaron juntos y lo leyeron.

Pero el destino no lo dijo todo, y la vida les dio una segunda oportunidad. El reencuentro se dio a través de la hermana de Carlos, quien le dijo que había conocido a un amigo chileno en Facebook. Entonces él le muestra a sus amigos en común. “Al final de la lista estaba yo en una foto con los niños. Carlos le dijo a su hermana que tenía muchas ganas de verme y que quería saber qué estaba pasando en mi vida, así que me escribió. Tuve que sentarme porque no podía creerlo… Han pasado 33 años desde la última vez que nos vimos.

En 2016, tras romper con la otra pareja, nos volvimos a encontrar. Al año siguiente salí de Chile y viví con él en Rivadavia. Nunca más nos separamos. Nos enganchamos rápidamente, pero no teníamos muchas esperanzas. Hoy estamos juntos de una manera increíble. Tenemos buen sentido del humor y nos reímos mucho juntos”, enfatizó.

Carlos es un cocinero casero y le encanta cocinar los platos favoritos de su esposa. Les encanta viajar, cocinar juntos, encontrarse con amigos y, lo más importante, tienen pasión por el arte. 

Tenían previsto casarse antes de la pandemia, pero los planes tuvieron que posponerse, por lo que han decidido que en 2022 se darán el «sí, quiero» delante de toda la familia y harán una gran fiesta en la discoteca de Carlos.
«Cuando nos volvimos a encontrar, me di cuenta de que era el mismo de siempre… Como si el tiempo aún no hubiera pasado.

Tenemos un amor maduro y generoso, tenemos mucho cuidado de frotar nuestras heridas y no repetir las cosas que nos hacen herir a otras parejas.

La felicidad se trata en gran medida de paz, alegría, momentos compartidos… Me sorprende todos los días, me trae chocolate, cocina para mí… mi vida hoy está aquí con él. Estamos muy felices de estar juntos y felices de reconstruir nuestras vidas a los 60 años. Tenemos la frescura de un amor nuevo y renovado. Eso es un gran valor. «

Agregar comentario

Somos la única plataforma para la organización de bodas y eventos.
Porque sabemos cuánta ilusión tienes puesta en tu boda, te ayudamos a organizarla y a hacer que sea el momento más feliz de tu vida.

Contacto

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia
¡Síguenos!
VELARDESCORP SRL © Grupo Velarde I Todos los derechos reservados